Sin una pista

Posted in Sin categoría by Singer on 9 marzo, 2010

Leo la última columna de Luna Miguel. En su (segunda) vida como bitácora esta columna fue polémica en verano, cuando todavía se llamaba Ladras o mueres. En el papel, me cuenta ella, aparece en la sección de opinión. Buen contrapunto. La misma ingenuidad de siempre: la ironía que parece satánica, las acusaciones, resbaladizas, de niña, dualista, idiota. A veces, hay un esfuerzo mayor y se combinan. Y esa constatación obvia: veraniega, decían, por lo tanto debe irse con el otoño.  Hay algo juvenil en la columna. Y bien está. Pero, pienso, el columnista no tiene elección. Hay un formato. Hay un calendario. Y está el escollo definitivo: las noticias. Los asuntos de nuestro tiempo. Y esta frase, esta repentina segunda persona: ¿Qué hubieras hecho entonces, dime, si los del centro médico no te hubieran dado la pastilla por tercera vez? Habrá críticos (severos) de una indignación, pero el columnista negocia con la realidad y con su formato. Nunca puede hacerlo con el estilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: