Sin una pista

Posted in Sin categoría by Singer on 23 junio, 2010

Se muere Saramago y enseguida llega el titular del Alma del Portugués. A Saramago hay que darle gracias por una obra preciosa, llamada El año de la muerte de Ricardo Reis, y quizá sus fábulas merezcan elogios más convencidos que otra cosa. El Saramago que me interesaba trabajaba con la reescritura: con la de su tradición, con la de su lengua, con la de su mayor influencia. El otro, por no salir de la broma y del topicazo döppelanger, fue un conservador inocentón, menos inteligente de lo que parecía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: