Sin una pista

Posted in Sin categoría by Singer on 11 marzo, 2010

Han despedido al reseñista Todd McCarthy. No se trata de razones, al parecer.  Se trata de una realidad económica. ¡Una realidad económica! McCarthy que ha escrito esta biografía de Hawks. Leyéndola pensé que se recuperaría enseguida de su título: El gran zorro de Hollywood. Topicazo tras topicazo. Estrellas por aquí y toda esa algarabía que sucede con los productores de los estudios. Pura cinefilia.: anécdota y digestión simple y binaria de los hechos.

Dicen en Los Ángeles Times que esto es sintomático del estado de la crítica de cine. Un reseñista mediocre es ahora todo un estado de ánimo.

Hoberman, afortunadamente, sigue ejerciendo.

Posted in Sin categoría by Singer on 11 marzo, 2010

Ayer.

Como con Wal hoy. Su humor, as usual, inmenso. Se compadece de mis necesidades, vamos al japo. El cachondeo, decía.: cuando nos sirven un sushi variado que uno pensaría averiado, Wal dice que estamos comiendo salfumán. Bueno, no lo dice, lo aprende y esto lo explica mejor El mundo de las palabras. El día se presume tosco y le llevo la contraria un rato.: hablo con Llorenç, psicólogo del lenguaje con carnet, de Pinker, lo admiramos y, claro, lo releo.  Escribe Pinker sobre las palabras y las cosas, sobre el humor o así,y recuerda ese chiste que cuenta Freud en el “El chiste y su relación con el inconsciente”.

Un empresario que se encuentra con uno de la competencia en la estadación del tren y le pregunta adónde va. El segundo empresario dice que se dirige a Minsk. El primer responde: “Me dices que vas a Minsk porque quieres que piense que vas a Pinsk. Pero resulta que sé que vas a Minsk. De modo que ¿por qué me mientes?

Posted in Sin categoría by Singer on 9 marzo, 2010

Leo la última columna de Luna Miguel. En su (segunda) vida como bitácora esta columna fue polémica en verano, cuando todavía se llamaba Ladras o mueres. En el papel, me cuenta ella, aparece en la sección de opinión. Buen contrapunto. La misma ingenuidad de siempre: la ironía que parece satánica, las acusaciones, resbaladizas, de niña, dualista, idiota. A veces, hay un esfuerzo mayor y se combinan. Y esa constatación obvia: veraniega, decían, por lo tanto debe irse con el otoño.  Hay algo juvenil en la columna. Y bien está. Pero, pienso, el columnista no tiene elección. Hay un formato. Hay un calendario. Y está el escollo definitivo: las noticias. Los asuntos de nuestro tiempo. Y esta frase, esta repentina segunda persona: ¿Qué hubieras hecho entonces, dime, si los del centro médico no te hubieran dado la pastilla por tercera vez? Habrá críticos (severos) de una indignación, pero el columnista negocia con la realidad y con su formato. Nunca puede hacerlo con el estilo.

Posted in Sin categoría by Singer on 9 marzo, 2010

La biografía de Shakespeare de Lampedusa, culto y aristócrata, aunque no siempre en este orden. Llega a ser conmovedor cuando se disculpa por su trato a All’s well that ends well (pág. 67). “La leo una vez al año, en Cuaresma” es un insulto memorable, pero no recuerdo otro ensayista que termine su diatriba con un “Pero se ve que estoy de mal humor. O sea que basta”.